La Belleza de la Imperfección

English

En la creación y producción musical en el siglo XXI contamos con las herramientas tecnológicas para arreglar cualquier imperfección. Tu cantante esta desafinado/a? Hay una aplicación para eso (ok, un ‘plugin’). Tu baterista esta fuera de tiempo? Seguramente tu programa de creación musical tiene una función para solucionar ese problema también. Podemos mover cada nota; manipular cada sonido…podemos hacer todo ‘perfecto’. Esto obliga la siguiente pregunta: Al remover todos los  errores para perfeccionar esa pieza musical, la estamos haciendo realmente más bella? No soy un purista. Yo también uso varias de esas herramientas y se lo poderosas –y creativas- que pueden ser. Pero cuando es demasiado?

broken window glass

“De la misma forma en que podemos perder la perspectiva en una canción al obsesionarnos con la simetría, podemos olvidarnos que la belleza física no debería ser definida por tamaño, peso, proporciones o color.”

Para mi es mas fácil hablar de este tema aplicado a la música, pero esta presente en todos tipos de arte y aspectos de la vida cotidiana. Los fotógrafos tienen Photoshop, Los videógrafos tienen Final Cut y también tenemos las dietas y cirugía estética para ayudarnos a perseguir ideales de belleza artificiales impulsados por poderosas industrias. De la misma forma en que podemos perder la perspectiva en una canción al obsesionarnos con la simetría, podemos olvidarnos que la belleza física no debería ser definida por tamaño, peso, proporciones o color.

Hace algunas semanas estaba teniendo una conversación casual al respecto con un par de colegas productores. En este caso estábamos enfocados en el trabajo de estudio con cantantes y las opiniones respecto al uso de programas para afinar la voz eran tan diversas como interesantes; en un punto de la conversación, alguien sugirió escuchar el disco “Jagged Little Pill” (iTunes and Spotify) de Alanis Morissette, producido por Glen Ballard. Todavía recuerdo cómo me impactaron esas voces cuando salió el disco en 1995… y me volvieron a impresionar ese día: eran tan emotivas y crudas…llenas de errores e imperfecciones! Pero eran precisamente esas imperfecciones que las hacían tan especiales…la afinación estaba bastante lejos de ser perfecta, pero no hubiera cambiado una sola nota. Eran hermosamente imperfectas.

Dependiendo del genero musical en que este trabajando, el nivel de pulido varia, pero he aprendido a ser mas consciente de los detalles que hacen que una frase, sonido o interpretación sean especiales al salirse de la línea y romper con la monotonía. Como en la vida diaria, cuando dejar espacio para hacer cambios nos puede ayudar a dirigir el barco en la dirección correcta.

DNA Genetic Engineering

De la misma forma en que el sonido de una voz quebrándose puede generar emociones y la inexactitud de una nota puede revelar un estado mental, nuestras propias imperfecciones son las que nos hacen reales y bellos. Una caja que cae casi sin querer detrás del pulso, o un shaker acelerándose en el coro pueden reflejar el hecho que en la vida las cosas raramente se desarrollan de acuerdo a lo planeado –y en la música como reflejo de esta-. Sin embargo, encontramos significado a la mayoría y logramos prosperar en situaciones inesperadas. La imperfección nos hace sentir, crecer y aprender. Entender la belleza de la imperfección permite que la tolerancia florezca, al mismo tiempo que profundizamos el amor y entendimiento de nuestra propia realidad. Solo amando la imperfección podemos conectar con la esencia de ser humano, y abrirnos a experimentar la vida en su máxima expresión.

—J.C.

Alanis Morissette – Ironic (OFFICIAL VIDEO)